La fastuosa celebración del “Corpus Christi” en Cusco

La Festividad del “Corpus Christi” es una de las fiestas religiosas más vistosas en todo el Perú por lo que para esta ocasión la ciudad se ve muy concurrida por turistas, quince santos y vírgenes, organizados en varias procesiones, llegan de diferentes lugares a la catedral del Cusco dónde van a “saludar” al cuerpo de Cristo, esta fiesta se celebra 60 días después del Domingo de Pascua.

Historia

El origen de esta festividad se remonta hacia el año 1247, cuando en San Miguel de Lieja (Bélgica) fue celebrada por primera vez. “Corpus Christi” significa “Cuerpo de Cristo” y fue instituida para conmemorar solemnemente la institución de la Sagrada Eucaristía que a su vez representa el Cuerpo de Cristo; debe llevarse a cabo el jueves siguiente a la octava de Pentecostés, es decir, el jueves siguiente a la fiesta de la Santísima Trinidad; este día llega a ser el jueves contando nueve semanas después del Jueves Santo. Fue establecida en esta zona de los Andes después de 1533 pero instituida oficialmente en el Qosqo por el virrey Toledo en 1572, mediante sus célebres “Ordenanzas”.

En época prehispánica existían fiestas importantes en cada mes del año; el Inkario se caracterizó por ser una sociedad agrícola, tranquila y relativamente armoniosa que tenía fiestas relacionadas con su actividad principal y sus divinidades ancestrales. Es evidente que la más grande fiesta del Inkario fue el “Inti Raymi” o “Fiesta del Sol”, llevada a cabo exactamente en el Solsticio de Invierno en el Hemisferio Sur, es decir el 21 de junio de cada año. Era una celebración religiosa desarrollada en la Plaza Principal de la ciudad en honor al “Tayta Inti” o “Padre Sol” y en presencia de los “mallki” de todos sus hijos, vale decir en presencia de las momias de todos los Inkas o Reyes del Tawantinsuyo, además de otros antepasados. Las momias eran llevadas en procesión ricamente ataviadas con muchas joyas y adornos en andas o literas especiales hechas en metales preciosos (el culto a los “mallki” se conocía como “Onqoy Mita”); después de la ceremonia religiosa se tenía un festín con abundante comida, bebida y danzas en otro sector de la Plaza. Los conquistadores llegaron al Qosqo en 1533 e inmediatamente después instituyeron el Corpus Christi pero fue recién casi después de 40 años que se oficializó para cambiar la festividad “pagana” de los “indios”, que casualmente se llevaba a cabo por la misma fecha. Se ordenó que los naturales y sus jefes participaran activamente en las celebraciones, sacando de cada parroquia dos o tres andas, pendones y otros elementos rituales; se debió obligar a los “indios” a concurrir a la procesión para “evitar borracheras”, etc. Garcilaso Inca de la Vega, quien fue testigo presencial del Corpus Christi en los primeros años del coloniaje, indica que en la mencionada procesión participaban todos los nobles Quechuas de la región acompañados de toda su parentela.

Los Quechuas al ser presionados por la Iglesia Católica para cambiar sus dioses optaron por disfrazarlos de Vírgenes y Santos, así se consideraba que la “Pacha Mama” o “Madre Tierra” estaba representada por la Virgen María que a veces se identificaba también como la representación de la Luna, el “Tayta Inti” o “Padre Sol” por Jesucristo quien normalmente era representado no con una aureola sino con un sol alrededor de la cabeza, el Dios “Illapa” constituido por el Rayo, Trueno y Relámpago se convirtió en Santiago Apóstol, etc.; por otro lado, es inobjetable que el andino se encontró perplejo ante la superposición de dioses, los sacerdotes católicos conocedores que las montañas eran consideradas divinidades especiales colocaron cruces en sus cumbres, así el nativo de estas tierras por la presión religiosa colonial debió adorar las cruces manteniendo un oculto pero siempre presente respeto y adoración hacia el “Apu” de la montaña. De esta manera se inició con el sincretismo religioso que sobrevive aún en nuestros días; aunque teórica y oficialmente se aduce que el Perú es un país católico, en la práctica la religión inkásica es también vigente en los Andes no solo del Perú, sino también de Bolivia y Ecuador.

Actualidad

El día principal del Corpus Christi se percibe mucha actividad desde las primeras horas de la mañana; dentro de la Catedral se celebran muchas misas para los diversos Santos y Vírgenes, a eso de las 10:30 a.m., el Arzobispo de la ciudad celebra una Misa Pontifical o Te-Deum, luego de la cual se dará inicio a la procesión. Preside la procesión la Carroza de Plata conocida también como Templete o Baldaquino en cuya porción central sostiene al sol de oro de la Custodia que a su vez representa el Santísimo, delante del cual permanece el Arzobispo de rodillas. El Templete fue mandado a construir por el Obispo Fray Bernardo de Serrada en 1733 utilizando parte de un legado del Deán doctor Francisco de Goyzueta Maldonado, tiene su marco en madera de cedro y recubierto con planchas de plata repujada; hoy en día sale en procesión sobre un vehículo motorizado; detrás siguen la autoridades de la ciudad, delegaciones de instituciones diversas y colegios, etc. Los santos y vírgenes que recorren la plaza de armas en orden acostumbrado son los que se enumeran a continuación.

1.- San Antonio de la parroquia de San Cristóbal
2.- San Jerónimo de la parroquia del distrito de San Jerónimo
3.- San Cristóbal de la parroquia de San Cristóbal
4.- San Sebastián de la parroquia del distrito de San Sebastián
5.- Santa Bárbara de la parroquia del distrito de Poroy 6.- Santa Ana de la parroquia de Santa Ana
7.- Santiago Apóstol de la parroquia de Santiago
8.- San Blas de la parroquia de San Blas
9.- San Pedro de la parroquia de San Pedro
10.- San José de la parroquia de Belén
11.- Virgen de la Natividad de la parroquia de Almudena
12.- Virgen de los Remedios de la iglesia de Santa Catalina
13.- Virgen Purificada de la parroquia de San Pedro
14.- Virgen de Belén de la parroquia de Belén
15.- Virgen de la Inmaculada Concepción llamada también “La Linda” de la Catedral

Después de siete días (el octavo), los santos vuelven a salir en procesión antes de regresar a sus lugares de procedencia, dónde permanecerán por el resto del año. El Corpus Christi es una ceremonia tradicional muy colorida. Para los turistas es una excelente oportunidad para conocer la tradicional cultura peruana.