¿Cómo estudiar? – Técnica EFGHI

Directamente desde el bául de mis recuerdos de estudainte una técnica para estudiar, ya que los estudiantes a menudo tenemos problemas en el estudio, y no contamos con los elementos suficientes para afrontar esta problemática. En este pequeño documento se pone a tu alcance algunas técnicas que te permitirán realizar un estudio suficiente y productivo.

La técnica EFGHI.

Es una técnica de eficacia comprobada que permite obtener el máximo provecho en el estudio acelera el aprendizaje y facilita la asimilación, dedicando menos horas al estudio con mejores resultados, siempre y cuando se utilice paso a paso, todas sus etapas:

  • Examen preliminar
  • Formularse preguntas
  • Ganar información
  • Hablar para describir
  • Indagar

Examen preliminar del texto que vas a estudiar.

Lo primero que tienes que hacer cuando te encuentras frente a un texto, es conocer su organización y obtener una idea de lo que trata de decirte o enseñarte el autor. Para lograr este objetivo utiliza uno o más de los siguientes procedimientos:
- Analiza títulos y subtítulos.
- Determina oraciones claves
- recurre al sumario.
- Escudriñar (que significa leer rápido y cuidadosamente una frase de aquí y otra de allá, para tener una idea de lo que trata el tema).

El examen preliminar te:
- Permitirá tener un concepto del texto.
- Facilitará localizar y reconocer los puntos más importantes.
- Permitirá juzgar la organización del tema que vas a estudiar.
- Ayudará a ver cómo se relacionan los temas entre sí

Formularse preguntas.

Conforme vayas efectuando el examen preliminar, formularse preguntas las que irán anotando y contestando de acuerdo a tus conocimientos y criterios, para luego confrontarás con las que obtengas después de ganar información mediante la lectura. Por ejemplo: Si tienes en cuenta solamente el Título del tema, puedes formularte preguntas más detalladas. Es también eficaz, que antes de iniciar la lectura, recurras a la lista de preguntas que suelen encontrarse al final del capítulo que estás leyendo.

Al formularte preguntas.
- Sabes con exactitud lo que buscas cuando estudias.
- Tu aprendizaje será más eficaz, ya que te esforzarás por encontrar las respuestas.
- Sabrás lo que buscas en cada subtema, en cada oración o en cada párrafo.
- Te permitirá pensar a lo largo de tu estudio.

Ganar información mediante la lectura.

En la etapa anterior, te has formulado preguntas a las que irás respondiendo en esta etapa mediante la lectura del texto, cumpliendo así el objetivo de tu aprendizaje.
Debes leer con atención, es decir analizando los conocimientos que están escritos, comprendiendo cada uno de ellos y estableciendo tus propias conclusiones. Ten presente que la lectura exige ser activo y que la comprensión del tema depende de tu actitud.

Esta etapa te permite:
- Obtener conclusiones.
- Entender los hechos y deducir lo que está implícito en la información.
- Enriquecer pensamientos, interpretando y evaluando los hechos que se deriven de la información original.

Hablar para describir o exponer los temas leídos.

En esta etapa debes expresar el contenido del tema con tus propias palabras, adecuando las referidas ideas a expresiones propias, la puedes realizar de preferencia en voz alta o también mentalmente, según las circunstancias.

Aplica las siguientes recomendaciones.
- Reconstruye el tema en tu memoria
- Repite las ideas en voz alta.
- Transmite las ideas a otras personas.
- Representa las ideas con palabras eficaces.
- Maneja las ideas con claridad y precisión.

Si aplica las recomendaciones indicadas conseguirás.
- Plena actividad mental, a través de la exposición oral.
- Mayor claridad en el tema que estudias
- Aplicar tus conocimientos en determinadas situaciones.
- Mayor facilidad para comunicarte con los demás.

Indagar para precisar los conocimientos adquiridos.

Esta etapa es una forma abreviada de la anterior, que debes de realizar periódicamente con fines de repaso. Este repaso debes hacerlo para ver cuánto recuerdas y determinar tus puntos débiles, en lugar de mirar sólo tus apuntes o contenido del texto. Debes indagar para precisar cuántos conocimientos has adquirido y con qué profundidad los comprendiste. Lo harás, recurriendo al índice y repasando las ideas principales de cada tema.

Al indagar:
- Precisarás cuánto recuerdas y cuánto no recuerdas después de algún tiempo que realizaste tu estudio.
- Determinarás qué nuevos cuestionarios puedes hacer a las ideas captadas, basándose en nuevas experiencias y conocimientos obtenidos de otros autores.
- Especificarás qué conocimientos te faltan con respecto al tema estudiado y los averiguarás utilizando otras fuentes de información.